Exposición Opera XX – Centro Cultural Sampedrano

Exposición Opera XX

 

 

La Galería Colibrí fue sede de la inauguración de la

por el artista Román (Román Watercolor) que se llevó a cabo el miércoles 6 de febrero de 2019. Esta exposición marca 20 años desde que Román empezó su dedicación al pincel.  César Román Murillo es diseñador gráfico y acuarelista originario de Tegucigalpa, actualmente reside en San Pedro Sula. Es egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes, profesor de talleres de dibujo y pintura y ha expuesto exitosamente en galerías y exposiciones nacionales, así como en los Estados Unidos. Fue ganador del Segundo Lugar en el Salón Nacional de Arte del Centro Cultural Sampedrano en el 2018.

Su exposición permanecerá en la Galería Colibrí del Centro Cultural Sampedrano hasta el 27 de marzo.

Texto de rótulo:

EL ARISTA QUE SE ROBÓ EL ARCOÍRIS

Por: Oscar Flores López

César Román Murillo logró encerrar todos los colores del mundo en la punta de un pincel. Cada tarde, cuando los libera, su estudio se llena de amarillos, morados, anaranjados, rojos, violetas, verdes. Allí, perdido entre sillas, bosquejos, acuarelas, acrílicos, óleos, mesas, sueños, vive el arcoíris. De la punta del pincel salen baronesas que ruedan con lentitud por la tela (¡Hey, cipote, agarrate bien que te vas a caer!), y sus guacamayas son tan reales, que hay que cerrar las ventanas porque parecen que se escaparán volando. ¡Así de mágico y de vivo es el mundo que crea este artista de cuarenta años! Los mercados que pinta César Román tienen vida. Si uno los observa detenidamente, podrá escuchar que hay gritos de vendedores que ofrecen los descuentos del día con un cariñoso “¿Va a querer, amor?”; o el rugido del motor de un camión; o las risas de los niños. Porque los cuadros de César Román no pueden ser observados con los ojos; sólo se ven con el corazón.

Aunque es admirado en su país, César Román también es profeta en otras tierras, especialmente en Estados Unidos, a donde es invitado con frecuencia a exponer en galerías de renombre. Es un embajador sin cartas credenciales oficiales que pone en alto el nombre de Honduras.

 

A pesar de su edad se ha convertido en un ar

tista de prestigio –pincel como lanza, fé como adarga–, y continúa su cabalgata por los páramos por los que alguna vez anduvieron Pablo Zelaya Sierra, Confucio Montes de Oca, Arturo López Rodezno, José Antonio Velásquez, Moisés Becerra, Ezequiel Padilla, Miguel Ángel Ruiz Matute y Ulises Rivera, su tío, considerado por muchos como el mejor acuarelista de Latinoamérica.

Con veinte años de trayectoria, sus pinturas coloridas son un homenaje a un país que muchas veces vemos con la mirada sombría del blanco y negro. A pesar de todo, César Román aún posee el espíritu humilde de aquel muchachito que estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Tegucigalpa, que vendió su primer retrato por 250 lempiras y que comía pan con huevo, porque los ingresos no daban para más. En ese entonces tenía su estudio en El Pedregal, y una tarde, cansado d

e tantos tonos grises en su vida, decidió robarse el arcoíris y

creó un mundo hermoso como el que hoy ve

remos esta exposición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *